Etiqueta: Estrés

El método canguro y los primeros minutos de vida

En los últimos años se ha hecho especial hincapié en los cuidados y el buen desarrollo del niño desde el momento en que nace. Pediatras y matronas nos dan pautas útiles para tratar de la mejor manera posible las primeras etapas del bebé, pero… ¿estamos obviando los aspectos más vitales?

Nils Bergman, investigador honorario en la Universidad de Ciudad del Cabo, afirmó hace ya unos años que “los mil primeros minutos de vida determinan la salud y el desarrollo para toda la existencia”. Después de sus tareas misioneras en uno de los países más pobres del mundo, Bergman pudo comprobar que los niños prematuros que entraban en contacto piel con piel con la madre tras el parto conseguían sobrevivir en mayor medida que aquellos que eran separados al nacer para ser atendidos. A través de este hecho se vio que, mediante el contacto inmediato con la madre, los bebés conseguían regular su temperatura corporal y ritmo cardíaco más rápido y de forma más exitosa. Hay más…

La necesidad de ser reconocido como víctima

Parece una tontería sí, pero si nos fijamos bien, cuando un niño se da un golpe lo primero que hace es buscar a un adulto para que se dé cuenta de lo sucedido. Este gesto simple que a veces pasa inadvertido tiene más implicaciones psicológicas de lo que parece.

La primera fase de la curación pasa porque aquellos que cuidamos del menor nos demos cuenta de lo que le ha pasado.

No hay niño que no busque a sus padres o cuidadores principales cuando le sucede algo. Ya sea un golpe pequeño y un gran tortazo. Si se pillan un dedo, si se dan un coscorrón, si se tropiezan con la esquina de la mesa…lo primero que hace un niño es girarse y buscar el reconocimiento en sus cuidadores de qué es lo que le ha sucedido. Hay más…

¿Es natural sentir frustración?

La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva a las distintas situaciones de la vida.

Tanto los niños como los adultos experimentamos frustración cuando no conseguimos lo que ansiamos, cuando las cosas no son como las esperábamos o algún acontecimiento no se desarrolla como teníamos planeado. Es una emoción esperada y necesaria. Una mezcla de tristeza, enfado, duda y ansiedad que embarga y a veces desborda. La tolerancia a la frustración supone también un paso más hacia una actitud vital de afrontamiento positivo de los problemas, lo que significa que se puede aprender y desarrollar.

En los niños, dicho aprendizaje comienza cuando van creciendo y cada vez deben esperar más para satisfacer sus necesidades.

Poco a poco van aprendiendo a soportar el malestar que supone la frustración. Evitar a los niños enfrentarse a dichas situaciones no les favorece, ya que no les ofrece oportunidades de regular las emociones negativas que surgen como consecuencia de la frustración. De hecho, los niños con baja tolerancia suelen ser más impacientes, exigentes, impulsivos y menos flexibles.

Para ayudar a nuestros niños a tolerar la frustración debemos hacernos primero algunas preguntas:

¿Está cansado? ¿Tiene muchas tareas o un horario demasiado lleno?

Hemos de asegurarnos de que el niño descansa bien y durante el día puede recuperarse entre una tarea y otra. Todos nos enfrentamos mejor a las situaciones nuevas o adversas si estamos relajados. Los niños cuando se sienten cansados, encuentran más difíciles las tareas, los aprendizajes y las relaciones. Las técnicas de relajación ayudan a aumentar la tolerancia a la frustración.

Hay más…

La memoria corporal

Si nos ponemos a rememorar, todos somos capaces de sacar recuerdos de la infancia. Seríamos capaces de traer a nuestra memoria recuerdos de cuando teníamos 4 ó 5 años o tal vez de cuando éramos algo menores. Pero difícilmente ninguno de nosotros somos capaces de recordar algo sucedido antes de los 2 años (a no ser que se trate de un suceso traumático de algún tipo).

Este fenómeno se debe a varios motivos. Primero, a que los circuitos de la memoria a corto y largo plazo (los almacenes de memoria lingüística) se encuentran ligados al cerebro límbico y al neocórtex. Estas áreas cerebrales no empiezan a estar maduras hasta los dos años. Y segundo, porque hasta el segundo año de vida no hay aún desarrollo del lenguaje y el lenguaje organiza el pensamiento y el recuerdo.

Entonces, ¿no hay memoria previa a los dos años o al lenguaje?

¡Por supuesto! Los niños menores de dos años son capaces de recordar cosas y eso les permite aprender. Hay más…

¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos?

Ante acontecimientos estresantes, como los que, lamentablemente, tenemos cercanos en la memoria (terremotos, actos terroristas, políticas que obligan a muchas familias a dejar sus hogares, etc) todos entendemos la necesidad y urgencia de los Primeros Auxilios pero cada vez más se hace evidente que se precisan también lo que la OMS ha reconocido como Primeros Auxilios Psicológicos (PAS). Hace ya años, en Madrid, sufrimos un suceso traumático. Muchas personas anónimas se acercaron de manera altruista para prestar sus servicios a los afectados.

Esta respuesta admirable y solidaria de la población se convirtió en un antecedente de lo que hoy llamamos Primeros Auxilios Psicológicos.

De la misma manera que nos vemos afectados en situaciones especiales como este tipo de catástrofes, también acontecimientos de la vida cotidiana pueden convertirse en una fuente de estrés sobre todo para los niños y adolescentes. Hay más…

Los niños y la migración

Viendo todos los fenómenos que últimamente están más presentes en los medios de comunicación – miles de personas desplazadas por conflictos bélicos que tienen que refugiarse en otros países, adultos y niños que mueren ahogados tratando de buscar un futuro mejor, atentados suicidas perpetrados por jóvenes que reniegan de sus familias y se radicalizan en sus convicciones religiosas – da mucho qué pensar acerca de la infancia y su vulnerabilidad.

Después de los atentados ocurridos en París, queda la sensación de que las guerras que hacen abandonar a miles y miles de personas su país de origen, generan situaciones conflictivas muchos años después de que el suceso original se haya producido, incluso generaciones después.

Esto nos ha llevado a plantearnos a todos los niveles: social, cultural, político ¿cuál es la solución? No parece nada fácil puesto que la mente de estos niños y jóvenes está marcada por muchas tragedias.  Hay más…

¿Sabías que hay maneras de manejar el estrés de los niños?

En ocasiones me encuentro en terapia con padres que han tenido un hijo y parece que es lo último que van a hacer en la vida. Me explico: el niño consume toda su energía, tiempo y recursos. Así no se ven con ánimo de embarcarse en ningún proyecto más (entre ellos el de tener más hijos).

Convertirse en padre o madre es un cambio cualitativo en la vida de cualquiera. Si además encontramos dificultades en la crianza: que nuestro pequeño haya salido inquieto o movido, poco dormilón y que no nos deja descansar lo que necesitamos, sufrimos un desgaste importante. Pero no está todo perdido, hay maneras de manejar estas situaciones. Hay más…

¿Sabes qué es la resiliencia?

La resiliencia es un término que proviene de la física donde se refiere a la capacidad de un cuerpo para recuperar su estado original cuando cesa el esfuerzo que ha causado deformación sobre él.

Hace ya tiempo que la psicología adoptó este término para hacer referencia a la capacidad de recuperación emocional de las personas para sobreponerse a los imprevistos y las adversidades.

Sin embargo, hay algunas ligeras diferencias que son importantes señalar para entender cómo funciona la mente humana. Por un lado, en física se hace referencia a la capacidad de un cuerpo de recuperar su forma original. La mente humana, al contrario, consigue sobreponerse a las experiencias negativas aprendiendo de ellas o adoptando una nueva manera de relacionarse con los sucesos. Hay más…

¿Sabías que el estrés en los primeros años de vida afecta al cerebro?

Desde hace ya muchos años se habla de que el estrés en los primeros años de vida marca a los niños convirtiéndolos en adolescentes y adultos más propensos a padecer trastornos de ansiedad, depresión o de conducta. Y ahora un estudio recientemente publicado en la revista PNAS revela cómo sucede esto.

La amigdala, que es el centro cerebral encargado de procesar emociones, especialmente el miedo, queda marcada en su funcionamiento haciendo que la persona sea más propensa a reaccionar con temor. Hay más…

¿Sabías que hay tres maneras de responder ante el estrés?

¿Qué pasa en nuestro organismo cuando nos encontramos ante una situación amenazante? Cuando nos sentimos vulnarables tendemos a responder básicamente de tres maneras diferentes: ataque, huída o parálisis. Es lo que en inglés se llama “las 3 F” fight, fly and freeze.

Y es que nuestro organismo trae de serie estos mecanismos de respuesta. A medida que maduramos y crecemos, vamos modelando estas conductas y nos adaptamos de una manera más flexible a las circunstancias que nos rodean, a las convenciones sociales y culturales que nos rodean.

Sin embargo, en un niño estas respuestas son observables de una manera más directa. Hay más…

Últimos Artículos

10 actividades para hacer con niños en vacaciones

No somos muy dados en este blog a ofrecer ideas de actividades concretas. Sin embargo, llega el verano una vez más y los …

¿De qué color son tus secretos?

Este cuento tienen la intención de promover la expresión emocional, prevenir el abuso sexual y abordarlo de manera natural. …

Emocio CAMP: campamento urbano para el desarrollo emocional de niños y niñas

Cada semana trabajaremos un tema mediante la imaginación, el juego y la relajación. Aprenderemos a relacionarnos con …