El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

laughing-kid

¿Sabías que se puede enseñar inteligencia emocional en casa?

La inteligencia emocional es un término que se popularizó a raíz del libro de Daniel Goleman, publicado en 1995. Por Inteligencia Emocional se entiende la capacidad de conocer nuestros propios sentimientos y saber gestionar nuestras emociones.La inteligencia emocional se cultiva desde niños y genera autoconfianza y sana autoestima.

La clave para la educación de las emociones son los padres. Ellos pueden ayudar a sus hijos a comprender qué les sucede y qué pueden hacer con sus emociones para que no sean un impedimento en su rendimiento académico o en su adaptación social.

Una persona inteligente a nivel emocional es aquella que sabe escuchar lo que le pasa por dentro, reconoce sus estados emocionales y regula la expresión emocional. Muestra tristeza o enfado de una manera adecuada y rara vez se siente desbordado por sus emociones. El hecho de conocer sus propios estados emocionales crea la base para una buena comunicación interpersonal. Le será fácil reconocer estados emocionales en los otros y eso le lleva a resultar más empático y comprensivo. A ni vel interpersonal, por tanto, estará bien integrado.

¿Y cómo se desarrolla esto en los niños?

Los niños nacen con un repertorio básico de conductas que son reflejas. Poco a poco van adquiriendo la capacidad de convertir estas conductas en voluntarias. Así la sonrisa que en un principio es una mueca refleja se convierte en algo intencionado con lo que buscarse la aprobación y afecto del adulto.

El cerebro del niño madura en dirección ascendente. Primero madura la parte correspondiente al tronco encefálico que controla las funciones vitales básicas: la respiración, el metabolismo o los ritmos sueño-vigilia. A continuación, madura el cerebro medio donde se encuentra el sistema límbico responsable de las emociones. En esta etapa el niño empieza a ser más expresivo a nivel emocional: surgen los miedos, las pesadillas, las reacciones afectivas desmesuradas (rabietas o necesidad constante de afecto por parte de las figuras de apego). Normalmente, suele coincidir con los 2 o 3 años. En una etapa posterior, se produce la maduración a nivel cortical donde en niño desarrolla sus habilidades más puramente cognitivas: razonamiento, lógica o planificación.

Así la edad de los 2 o 3 años o la época de las rabietas, es el momento más oportuno para iniciar el aprendizaje de la inteligencia emocional.

¿Cómo podemos enseñar los padres Inteligencia Emocional?

Hay que tener claros una serie de conceptos y los niños pondrán a nuestra disposición múltiples momentos en los que ponerlos en práctica:

  • Aceptar todas las emociones que tenga nuestro hijo: las emociones son naturales y es absolutamente normal presentar todas ellas, sobre todo, las más básicas: enfado, tristeza, alegría, miedo. Cuando presente alguna de ellas, les ayudamos si le damos nombre: sé que tienes miedo, entiendo que estés enfadado,…
  • Los niños no son “buenos” o “malos”. Hacen cosas que están bien o mal, que es muy distinto. La emoción no define al niño, es un estado transitorio que le ayuda a adaptarse a lo que está pasando.
  • El hecho de sentir miedo o trsiteza o enfado no lleva unido de manera inevitable un comportamiento. La mayoría de los niños tenderá a pegar cuando sienta rabia o a llorar y enrabietarse cuando sienta miedo o tristeza. Tenemos que enseñarles formas adecuadas de expresión de las emociones. Está bien llorar (y les tenemos que dar su espacio) pero no gritar o patalear. Está bien enfadarse y decir que no (y deberíamos poder respetarlo) pero no pegar o hacer daño al otro.

Ser inteligente a nivel emocional y saber regular las emociones lleva un tiempo, es un aprendizaje lento en el que hay que ser perseverante.

Nuestro ejemplo es básico a la hora de trasmitir lo que queremos enseñar. Ellos observan día a día cómo gestionamos nuestra rabia, miedo o tristeza principalmente en la relación que tenemos con ellos.

1 comentario

  • ¿Qué son las inteliegencias múltiples? – Aitta | Gabinete de Psicología Infanto-Juvenil

    […] inteligencia emocional se define como la capacidad de percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las […]

  • Comenta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *

    Últimos Artículos

    spinning-top

    Los niños de padres separados y la sensación de peonza

    Cuando un padre y una madre deciden separarse, las cosas empiezan a cambiar primero en su cabeza, luego en la pareja y, por …

    fear

    La timidez excesiva

    La timidez es la sensación de inseguridad ante determinadas situaciones o ante la respuesta del entorno que lleva a alguien …

    vacio

    Vacío

    Este precioso libro de Anna Llenas nos habla de una manera delicada y profunda sobre un estado con poca frecuencia tratado …