El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

¿Sabías que las manías dan seguridad a los niños?

Cuando hablamos de manías en los niños nos referimos a comportamientos raros o injustificados que realiza una persona de manera repetitiva. Puede sonar parecido a los tics, de los que ya hemos hablado en otro artículo. Sin embargo, las manías son movimientos más complejos y menos automáticos. No se realizan de una manera tan frecuente o involuntaria.

Ejemplos de manías son: morderse las uñas, meterse el dedo en la nariz, retorcerse el pelo, morderse los labios, separar los distintos ingredientes de un plato antes de comerlos, no pisar sobre las rayas del suelo o contar hasta diez antes de contestar cuando alguien pregunta.

Y, por raras que nos parezcan las de los demás, todos hemos tenido manías, especialmente de niños. Muchas veces las manías nos ayudan a crear hábitos con el tema de la higiene, el vestido o irse a dormir. Son el reflejo del razonamiento lógico que se establece en el pensamiento del niño y aportan tranquilidad y estabilidad. A nuestros hijos, les da la sensación de que controlan algo cuando llevan a cabo este tipo de rutinas. Debido a esto, pueden aumentar con la ansiedad y el estrés.

Así nos podemos encontrar que nuestro niño nos pide que pongamos la silla de determinada manera junto a la cama a la hora de leerle un cuento. Le gusta vestirse siguiendo un órden concreto con la ropa o tiene la costumbre colocar los juguetes siempre de la misma manera.

¿Las manías indican que a mi hijo le pasa algo?

La mayoría de las manías de nuestros pequeños no nos afectan en absoluto: como las relativas al órden o colocación de las cosas. Lo habitual es que al “romper” esa cadena de comportamiento el niño se enfade. Eso nos puede asustar pensando que tiene algún tipo de trastorno. Sin embargo, no son símbolo de ninguna perturbación grave. La mejor manera de que el niño deje de hacer estos comportamientos es no prestándoles atención y tratando de dirigir la atención hacia otra cosa. Muchas veces no hay por qué no respetar el órden que le gusta llevar a nuestro hijo. Con el tiempo y el aumento de seguridad en sí mismo, la manía desaparece.

¿Qué puedo hacer ante  las manías?

No son comportamientos que deban alarmarnos, pero en algunas ocasiones resultan molestos o lesivos para el niño ya que se muerde en exceso las uñas, se arranca el pelo o despelleja los labios. En estos casos, es normal intervenir.Y se puede hacer básicamente desde dos frentes.

  • Desviar la atención y proponer alguna actividad que sea incompatible con su manía. Si se muerde las uñas, podemos proponerle hacer juegos de manos o alguna manualidad cuando le veamos haciéndolo. Si se muerde los labios, basta con conseguir que nos cuente algo o cante alguna canción.
  •  Disminuir la ansiedad o el aburrimiento que pueden estar provocando un aumento en la frecuencia de la manía. Proponer juegos que le ayuden a relajarse como: respirar profundo tres veces, cerrar los ojos e imaginarse que está en un lugar relajante y bonito, etc.

En caso de que sean manías persistentes que no desaparecen con el tiempo y que perturban en gran manera la vidad del niño: ocupan mucha parte de su tiempo, le impiden relacionarse con otros niños o progresar en el colegio, sí que podrían indicar el inicio de un trastorno y en este caso, es imprescindible recurrir a un especialista.

5 comentarios

  • Ana Gutiérrez

    Este breve artículo me suscita algunas dudas.
    Poner la silla en determinado sitio, separar los ingredientes del plato…..no producen nada negativo en un niño.
    Pero despellejarse los labios o morderse las uñas, ya es una acto de autoagresión,y por lo tanto tiene otra importancia, no puedo creer que se puedan meter en el mismo apartado.
    Tampoco entiendo que se diga que no tiene importancia que no pise las rayas del pavimento y en cuanto llegue a la preadolescencia le dirán que padece un TOC.
    Gracias por su atención
    Ana Gutiérrez

    • AITTA

      Efectivamente, hay manías que resultan lesivas (como morderse los labios o las uñas). Las hemos metido en el mismo saco haciendo referencia a que son manías y no tics. Pero la intervención ante una manía difiere en cuanto a lo que produce en el niño. Si es solo alguna manía relativa al orden, podemos no hacer caso a la misma y a medida que crezca tenderá a desaparecer. Si es una manía que le provoca lesiones, habrá que intervernir de las dos maneras que se proponen. Por otro lado, que un niño tenga manías no tiene por qué significar algo grave en sí, ni tiene por qué derivar en un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en la adolescencia. Las manías son frecuentes en los niños y tienden a remitir a medida que crecen y con el aumento en su autoconfianza. Habría riesgo de padecer un TOC cuando sean manías persistentes que ocupan gran parte del tiempo del niño, que perturban su interacción con otros niños o con adultos o deterioran su rendimiento académico. En estos casos, sí hay que preocuparse y buscar la opinión e intervención de un especialista. Muchas gracias por tu comentario!

  • Milena Benedetti

    Una pregunta, mi hijo de 2 años y medio retuerce los dedos como en la foto, es normal? También se muerde las uñas…

    • Ainhoa Uribe

      Hola! Retorcerse los dedos o morderse las uñas son signos de nerviosismo ante un momento determinado donde hay un exceso de excitación o estimulación que no le pueden dar salida de otra manera. Es normal en el sentido de que son conductas que se suelen dar con frecuencia pero deberías intentar que no se convirtieran en un hábito: señalándole que lo está haciendo cada vez que lo veas, parando a preguntar en qué piensa o que quiere cuando veas que lo hace o cogiendo su mano y dándole un masaje para evitar que lo haga y, al mismo tiempo, proporcionarle calma y sosiego.

  • francy ortiz

    saludos su articulo me dio mucha paz, ya que mi bebe de 3 años tiene una mania de q respira y hace movimiento con la lengua q suena asi izzzzz por decirlo asi, no sabia como corregirlo y lo regañaba le apretaba la nariz cosas claro pasito, para que se le olvidara, ahora lo dejo en la tina con agua caliente, a solas y escucho que hace izzzz ya lo hace menos claro irritaaaa escucharlo me altere pense que era un torette y en la noche le hago masaje le digo q respireee me pongo pañitos tibios en su quijada por que tambien rechina los dientes poco pero los rechina , hablamos masssss, es mi unico hijo, soy madre con una buena decisión (soltera) y buenoooo tengo este problema que lei tal cual las 2 opciones que ud da , no pretsarle atencion en le sentido de regañarlo reprimirlo por decirlo asi, si nooo cuando haga asiii le hablo de una vez suave bonito, cuando cantamos una cancion la me momer family lo estoy enseñando a que respire tranquilo por que cuando la canta al final de cada estrofa hace izzzzz (respira y hace el sonido con la lengua) leii que hay que dejarlos una semana tranquilooossss y estar evaluandolo.. mi bebe tambien se come las uñas…. pero tengo Fe que mi bebe cuando agarre mas seguridad se le quitaran esas manias, muchas gracias un abrazo

  • Comenta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *

    Últimos Artículos

    La necesidad de ser reconocido como víctima

    Parece una tontería sí, pero si nos fijamos bien, cuando un niño se da un golpe lo primero que hace es buscar a un adulto …

    ¿Es natural sentir frustración?

    La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva …

    Monstruo Rosa

    Este libro creado e ilustrado por Olga de Dios es un pequeño compendio de psicología positiva. En él nos relata la historia …