El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

¿Qué es la resiliencia y cómo promoverla en los niños?

La resiliencia surge a partir de los esfuerzos por entender las causas de la Psicopatología. Diversos estudios demostraron que existía un grupo de niños que no desarrollaban problemas psicológicos a pesar de las predicciones de los investigadores. La conclusión a la que llegaron fue que estos niños eran de alguna forma “invulnerables”, es decir, que podían resistir la adversidad. A esta invulnerabilidad de estos niños, la llamaron resiliencia, ya que puede ser promovida al contrario que la invulnerabilidad.

Por tanto, podemos llamar resiliencia a la capacidad del ser humano de hacer frente a las adversidades, superarlas e incluso, salir fortalecido de ellas. Se trata de una combinación de factores que permiten a una persona afrontar, superar los problemas de la vida y construir sobre ellos.

Se trata de un concepto muy positivo y esencial para la vida, pero ¿cómo podemos hacer que los niños sean más resilientes? Estas son algunas de los factores que fortalecen a los niños y adolescentes:

  • Un apego seguro, con al menos uno de los padres o con otra persona significativa.
  • Buen apoyo social, amor y cuidado por parte de sus cuidadores.
  • Educación con límites claros y relaciones afectivas positivas.
  • Modelos sociales que estimulen un aprendizaje constructivo.
  • Responsabilidades sociales que vayan acorde a la edad y madurez del niño.
  • Oportunidades de desarrollo de destrezas y competencias afectivas, cognitivas y conductuales.
  • Atención a los éxitos y habilidades.
  • Técnicas de afrontamiento eficaces.
  • Buena autoeficacia y confianza en sí mismo.
  • Actitud optimista y buena autoeficacia ante situaciones estresantes.
  • Capacidad para darle un significado al sufrimiento, ya sea espiritual, moral o ético.

 

Con estos factores, el niño tendrá unas expectativas positivas con respecto al futuro, podrá establecer relaciones estrechas, se mostrará flexible y afectivo y tendrá la capacidad de comunicarse abiertamente con los demás y tener un sentido de pertenencia y amor con la sociedad, su familia y amigos.

Además de los que ya hemos mencionado arriba, Gorberg hablaba sobre una serie de factores del yo que fortalecen y promueven la construcción de la resiliencia. Estos son: el yo tengo (se trata del apoyo externo), yo soy/yo estoy (fuerza interior) y el yo puedo (capacidades interpersonales y de resolución de conflictos).

 

Yo tengo:

  • Personas en las que puedo confiar y que me quieren dentro de mi familia.
  • Personas que me muestran lo que está bien y lo que está mal.
  • Personas que me ayudan a ser independiente.
  • Personas que me ponen límites.
  • Buenos modelos a imitar.
  • Personas fuera de mi entorno familiar en las que puedo confiar plenamente.
  • Personas que me ayudan cuando estoy enfermo, en peligro o cuando necesito aprender.
  • Acceso a la salud, a la educación y a servicios de seguridad y social que necesito.
  • Una familia y un entorno social estable.

 

Yo soy /Yo estoy:

  • Una persona que agrada a la mayoría de la gente.
  • Generalmente tranquilo y bien predispuesto.
  • Alguien que tiene planes para el futuro.
  • Respetuoso consigo mismo y con los demás.
  • Alguien que siente empatía por los demás y se preocupa por ellos.
  • Dispuesto a responsabilizarme de mis acciones y acepto sus consecuencias.
  • Digno de cariño.
  • Capaz de sentirme feliz.
  • Seguro de que las cosas pueden salir bien a pesar de todo.
  • Seguro de sí mismo, optimista, confiado y tengo muchas esperanzas.
  • Rodeado de personas que me aprecian.
  • Triste, lo reconozco y lo expreso con la seguridad de encontrar apoyo.

 

Yo puedo:

  • Generar nuevas ideas o nuevos caminos para hacer las cosas.
  • Realizar una tarea hasta finalizarla.
  • Encontrar el humor a la vida y utilizarlo para reducir tensiones.
  • Hablar sobre cosas que me asustan.
  • Buscar la forma de resolver problemas.
  • Buscar el momento apropiado para hablar y expresar mis pensamientos y sentimientos a los demás.
  • Pedir ayuda cuando la necesito.
  • Controlarme cuando siento deseo de hacer algo peligroso.
  • Equivocarme y hacer travesuras sin perder el afecto de mis padres.
  • Sentir afecto y expresarlo.
Por Teresa Giménez-Arribas

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos Artículos

El juego de conocerse

Este libro recopila las actividades que durante años se han llevado a cabo en distintos colegios de la comunidad de Madrid …

¿Qué es la depresión post parto?

Durante el embarazo, así como la etapa inmediatamente posterior (puerperio), las mujeres presentan importantes cambios químicos, …

¿Cómo manejar el duelo infantil?

A la hora de abordar la noticia de la pérdida de un ser querido, es complicado saber cómo hacerlo con los más pequeños: …