El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

¿Qué es el apego y por qué es tan importante?

Llamamos apego a aquellos vínculos emocionales que establecemos con la gente que nos rodea a lo largo de nuestra vida, primero con nuestros padres y después con las nuestra familia, con nuestros amigos, nuestra pareja y con nuestros hijos.

Este concepto empezó con la denominada teoría del apego.

Esta teoría habla sobre la tendencia que tienen las personas de crear vínculos con determinadas personas y para explicar todos los tipos de dolor emocional al igual que la ansiedad, la depresión, la ira y demás problemas que surgen a raíz de la separación de las personas queridas y la falta de afecto.

Según diferentes estudios, existen tres tipos principales de apego: niños de apego seguro, niños con apego inseguro-evitativo y niños de apego inseguro-ambivalente.

De los tres tipos de apego, el más saludable es el apego seguro. Se ha visto que las madres de estos niños son sensibles, responsables, y están disponibles cuando su hijo lo necesita. Esa responsabilidad, le da seguridad al niño para explorar el entorno cuando ella está presente. Si la madre se va, no explora tanto y se puede sentir más inseguro, pero cuando vuelve se pone muy contento y necesita de su contacto físico. Una vez ha regresado, se siente seguro para seguir explorando.

Los niños con apego inseguro-evitativo, exploran el entorno sin la necesidad de la madre, la ignoran y no les importa la presencia de un extraño. Incluso cuando la madre no está, parece no afectarles, y cuando vuelven no buscan el contacto físico con ellas, y cuando ellas lo buscan, lo rechazan. Se trata de niños que tienen dificultades para expresar y entender las emociones, esa falta de apego es muy similar a la de niños que han sufrido separaciones dolorosas. Las madres de estos niños se muestran relativamente insensibles y rechazantes hacia lo que su hijo le pide. Estos niños, al haber sido rechazados varias veces por sus madres, se resignan a la situación y se muestran indiferentes y sin sentimientos hacia ella como mecanismo de defensa, para evitar la frustración y el daño que les supone ser rechazados.

Los niños con apego inseguro-ambivalente, son aquellos niños que se muestran muy inseguros y preocupados cuando la madre no está, y no son capaces casi de explorar el entorno. Cuando la madre se va lo pasan muy mal, y cuando vuelve, muestran una confusión de emociones, se pueden mostrar irritados, buscando el contacto físico con ellas o rechazarlas. Esto se debe a la misma ambivalencia que muestran las madres con ellos: a veces son muy cálidas y sensibles, y otras frías y distantes, esto lleva a que el niño tenga la inseguridad de no saber si su madre va a estar disponible cuando lo necesite.

Los niños, tras estas repetidas experiencias pasadas y presentes, se crean expectativas que luego integran en su cerebro. De esta forma, los niños se hacen una idea de sí mismos y de los demás que les permiten predecir e interpretar la conducta de sus figuras de apego (padres por regla general). Todas estas experiencias conforman su personalidad y adoptan este tipo de apego (ya sea apego seguro, inseguro-evitativo o inseguro-ambivalente) en sus futuras relaciones.

Por Teresa Giménez-Arribas

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos Artículos

El juego de conocerse

Este libro recopila las actividades que durante años se han llevado a cabo en distintos colegios de la comunidad de Madrid …

¿Qué es la depresión post parto?

Durante el embarazo, así como la etapa inmediatamente posterior (puerperio), las mujeres presentan importantes cambios químicos, …

¿Cómo manejar el duelo infantil?

A la hora de abordar la noticia de la pérdida de un ser querido, es complicado saber cómo hacerlo con los más pequeños: …