El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

La timidez excesiva

La timidez es la sensación de inseguridad ante determinadas situaciones o ante la respuesta del entorno que lleva a alguien a mostrarse callado y poco abierto a compartir en la relación con los demás.

Puede observarse con facilidad en muchos niños sobre todo la primera vez que interactúan con alguien o cuando la situación es novedosa. En la mayoría de ellos suele hacerse menos visible a medida que pasan los años debido a la práctica que se adquiere en las interacciones sociales.

Sin embargo, hay determinados niños que presentan una timidez excesiva y persistente. Estos niños suelen tener un componente hereditario importante: en su familia hay padres o tíos tímidos. Y esto no ayuda a la hora de tener modelos de los que aprender a relacionarse de otra manera.

Otro aspecto que suele observarse en niños extremadamente tímidos es la tendencia a mostrar miedo ante los extraños de manera más evidente que en otros niños y una mayor dificultad para desvincularse de la figura de apego principal.

En niños muy pequeños pueden llegar incluso a presentar un gran mutismo o falta de interacción ante personas no familiares aunque sean habituales (como las educadoras de la escuela infantil).

Estos niños tarde o temprano acaban buscando ayuda psicológica para superar sus dificultades. Y aunque mejoran mucho gracias al entrenamiento en habilidades sociales, la timidez suele instaurarse de forma más permanente como un rasgo de caracter definitorio y probablemente menos marcado  que en la niñez.

Los padres siempre dudan de si es bueno o conveniente “forzar” a estos niños a que superen su vergüenza y obligarles a mostrar autonomía ante ciertas situaciones. Cierto es que si no se exponen a determinadas circunstancias, nunca van a tener la oportunidad de aprender. Pero siempre es conveniente que lo hagan con el apoyo de un adulto y usándolo como modelo.

Se puede empezar por pequeños retos que el niño se vea capaz de asumir (como decir “hola” a una persona desconocida o ser capaz de pedir un vaso de agua a un camarero) para ir aumentando su autonomía y seguridad con desafíos cada vez mayores. Siempre controlando que no expongamos al niño a situaciones donde pueda ser objeto de burlas o valoraciones negativas por otros niños o adultos que podrían hacerlo reafirmarse en su manera introvertida de afrontar las relaciones sociales.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Últimos Artículos

La necesidad de ser reconocido como víctima

Parece una tontería sí, pero si nos fijamos bien, cuando un niño se da un golpe lo primero que hace es buscar a un adulto …

¿Es natural sentir frustración?

La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva …

Monstruo Rosa

Este libro creado e ilustrado por Olga de Dios es un pequeño compendio de psicología positiva. En él nos relata la historia …