El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

¿Es natural sentir frustración?

La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva a las distintas situaciones de la vida.

Tanto los niños como los adultos experimentamos frustración cuando no conseguimos lo que ansiamos, cuando las cosas no son como las esperábamos o algún acontecimiento no se desarrolla como teníamos planeado. Es una emoción esperada y necesaria. Una mezcla de tristeza, enfado, duda y ansiedad que embarga y a veces desborda. La tolerancia a la frustración supone también un paso más hacia una actitud vital de afrontamiento positivo de los problemas, lo que significa que se puede aprender y desarrollar.

En los niños, dicho aprendizaje comienza cuando van creciendo y cada vez deben esperar más para satisfacer sus necesidades.

Poco a poco van aprendiendo a soportar el malestar que supone la frustración. Evitar a los niños enfrentarse a dichas situaciones no les favorece, ya que no les ofrece oportunidades de regular las emociones negativas que surgen como consecuencia de la frustración. De hecho, los niños con baja tolerancia suelen ser más impacientes, exigentes, impulsivos y menos flexibles.

Para ayudar a nuestros niños a tolerar la frustración debemos hacernos primero algunas preguntas:

¿Está cansado? ¿Tiene muchas tareas o un horario demasiado lleno?

Hemos de asegurarnos de que el niño descansa bien y durante el día puede recuperarse entre una tarea y otra. Todos nos enfrentamos mejor a las situaciones nuevas o adversas si estamos relajados. Los niños cuando se sienten cansados, encuentran más difíciles las tareas, los aprendizajes y las relaciones. Las técnicas de relajación ayudan a aumentar la tolerancia a la frustración.

¿Es un niño muy perfeccionista? ¿Puede ser que se le esté exigiendo demasiado?

No debemos darles todo hecho, para que puedan aprender de sus errores, pero tampoco enfrentarles a tareas que no sean adecuadas a sus capacidades. A algunos niños, sobre todo a los más perfeccionistas, les cuesta pedir ayuda. Es bueno animarles primero a que encuentren soluciones solos pero también deben saber que no es malo pedir consejo o ayuda a los adultos. Cuando esto ocurra anímale a intentarlo una vez más o a buscar soluciones alternativas.

 

¿Tiene oportunidades de éxito?

Alterna tareas que le lleven al éxito seguro y refuerza mucho tanto su esfuerzo como sus resultados. Es necesario que los niños sientan que pueden realizar lo que se proponen. Los éxitos aumentan la confianza en sí mismos y la buena disposición a enfrentarse a retos nuevos.

 

 

¿Cómo afrontamos los adultos de su entorno las situaciones frustrantes?

Es importante que sepamos manejar la tolerancia, ser pacientes y estables. Regular las emociones propias y las de nuestros niños es una tarea difícil. Cuando un niño se siente frustrado en ocasiones podremos calmar, en otras consolar y en otras acompañar. La frustración es natural y es bueno que el niño llore, debemos enseñarle a identificar los sentimientos de frustración y explicarle que es normal y que los mayores también lo sentimos.
La adquisición del conocimiento y control de las emociones, depende sobre todo de la experiencia. En concreto, cuando se trata de niños, de la experiencia emocional con sus cuidadores.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Últimos Artículos

La necesidad de ser reconocido como víctima

Parece una tontería sí, pero si nos fijamos bien, cuando un niño se da un golpe lo primero que hace es buscar a un adulto …

¿Es natural sentir frustración?

La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva …

Monstruo Rosa

Este libro creado e ilustrado por Olga de Dios es un pequeño compendio de psicología positiva. En él nos relata la historia …