El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

Llora mi niño, que te escucho

El llanto es la más potente herramienta de comunicación que tiene nuestro bebé para hacernos saber que nos necesita. Es por tanto un regalo de la naturaleza. Desde el momento en que tengo en brazos a mi cría puedo aprender poco a poco a entender qué le está pasando cuando me habla de esta manera. Cuando el bebé llora está hablando, nos cuenta que tiene hambre, que está mojado, que le duele algo, o que necesita a mamá, puede que nos informe de que hubo demasiadas visitas, que necesita dormir, o desconectar. Sólo hemos de aprender a escuchar.

Hay más…

La mayoría de los adolescentes en acogimiento preadoptivo, residencial y con familia extensa NO presenta problemas de conducta.

Se ha hablado mucho sobre lo delicada que es la etapa infantil, que el desarrollo emocional que se produce en esta época marca nuestra personalidad y, por tanto, el tipo de personas que seremos. Desde la psicología evolutiva se le da mucha importancia y todas las teorías sobre el desarrollo de la personalidad (con variaciones entre ellas) otorgan a la infancia un papel fundamental que nos marca y cuya huella se mantendrá durante el resto de nuestra vida. Asimismo, el hecho de desarrollar buenos lazos afectivos con personas importantes que aseguren nuestra supervivencia como seres humanos es la piedra angular de esta etapa.

Uno de los casos donde mayor dificultad puede presentarse a este respecto es cuando no hay figuras de apego para el niño (niños huérfanos) o cuando las figuras de apego no tienen capacidad suficiente para asegurar la supervivencia de los pequeños (padres con custodias retiradas por malos tratos, negligencia, etc.) Hay más…

El Método Padovan de Reorganización Neurofuncional

Beatriz Padovan, pedagoga brasileña, desarrolló el método en los años 70. Buscaba una forma de ayudar a los alumnos con dislexia y con dificultades del aprendizaje. Observaba que estos niños no tenían problemas de inteligencia y, sin embargo, fracasaban en su aprendizaje.

Uno de los aspectos diferenciales de estos niños era que presentaban ciertas dificultades a nivel de motricidad tanto fina como gruesa. En su búsqueda de respuestas, Beatriz se formó como logopeda, pero la logopedia tampoco resolvió sus dudas. Finalmente terminó dando con el trabajo de Rudolf Steiner, filósofo antroposófico que hace hincapié en la estrecha relación que mantienen las actividades de andar, hablar y pensar. Según este autor el mecanismo que posibilita la capacidad de andar sienta las bases neurológicas para hablar y éste, a su vez, permite el pensamiento. Hay más…

El número de familiares afectados por un trastorno de ansiedad específico influye en el riesgo de que un niño de la familia padezca ese mismo trastorno.

En un estudio preliminar presentado en la Conferencia Anual de la Sociedad Americana de Trastornos de Ansiedad* se pone de manifiesto una relación lineal entre el número de miembros de una familia afectados por un trastorno de ansiedad específico y el riesgo de que algún niño de dicho sistema familiar presente el mismo trastorno. Es decir, a mayor número de familiares aquejados, mayor es también el riesgo para los niños.

Hasta ahora, los estudios sobre el tema arrojaban resultados a favor de un mayor riesgo de padecer trastornos de ansiedad en aquellos niños que tenían algún familiar con trastorno ansioso, sin especificar datos más allá. Parece que esta relación cualitativa está bastante respaldada. Sin embargo, este estudio ahonda además en la relación cuantitativa, lo que significa que el número de personas afectadas en el entorno familiar también influye (y no sólo si hay afectación o no). Hay más…

El Autismo: ¿en qué consiste?

Por Virginia Miramón.

Junto con el síndrome de Down y, en los últimos tiempos, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el autismo parece ser uno de los trastornos más conocidos a nivel social, pero ¿sabemos realmente en qué consiste?

Descrito por primera vez por Leo Kanner en 1943, el autismo es un trastorno cualitativo del desarrollo, resultando éste disarmónico, que incluye entre sus síntomas fundamentales una triada de alteraciones:

  • Dificultades de relación social.
  • Problemas de comunicación y lenguaje.
  • Inflexibilidad mental y comportamental, esto es: tendencia a presentar conductas estereotípicas y repetitivas, con dificultad para adaptarse a los cambios e intereses limitados. Hay más…

Los episodios depresivos de los padres pueden afectar negativamente a los hijos.

Según un estudio de la Universidad de Columbia y el Instituto de Psiquiatría de la Ciudad de Nueva York (*), la remisión de la depresión en las madres mejora la sintomatología psiquiátrica y conductual de sus hijos en edad escolar. Según parece los hijos de mamás depresivas que presentan problemas psiquiátricos (como puede ser una depresión infantil) o trastornos de conducta (mal comportamiento, oposicionismo, etc.) mejoran al mejorar los síntomas depresivos de su madre. Tener una figura de apego primaria que presente depresión, ansiedad, abuso de sustancias o esté traumatizada puede desencadenar problemas en los niños. Hay más…

Papá, mamá, hoy toca terapia

Por Esther Ramírez

Acudir a buscar ayuda terapéutica acompañado de un familiar viene siendo relativamente frecuente. Sin embargo, que se incluya al mismo y a otros miembros de la familia en las sesiones es ya más inusual.

La terapia sistémica-familiar, nacida en los años 50, viene ejerciendo una fuerte influencia en la manera de entender las problemáticas que los pacientes nos traen a consulta. Los terapeutas familiares consideramos que el sufrimiento es de todos los miembros de la familia, así como la responsabilidad de lo que está sucediendo. Esto de por sí es revolucionario porque normalmente se tiende a considerar que el enfermo es quien padece la sintomatología. Desde este enfoque vemos todo el sistema familiar, consideramos todas las partes y sobre todo, la relación y la comunicación existente entre ellas, que normalmente tiene mucho que ver con el padecimiento familiar.

Es como una cadena, en la que cada ensamblaje es importantísimo para el funcionamiento correcto de toda la máquina. Las partes están interrelacionadas irremediablemente y así, lo que le suceda a una afecta a las demás. Hay más…

Menores de familias acomodadas ingresan en centros tutelados por omisión del deber paterno*.

Tradicionalmente el perfil de los niños que ingresaban en pisos tutelados por la administración respondía al de hijos de familias desestructuradas: uno o ambos progenitores en prisión, padres parados con escasos medios de subsistencia, hijos de toxicómanos, etc.

Sin embargo, según un artículo publicado por Joaquina Prades en El País Semanal, aumenta la presencia de otro tipo de niños que quedan bajo la tutela de Servicios Sociales. Se trata de niños de familias acomodadas, de clase media o media alta a quienes no les falta nada material: acuden a colegios privados, de prestigio, tienen móviles de última generación, internet con las mayores comodidades, ropa de marca,… y, sin embargo, sus padres no les dedican tiempo. Hay más…

Método Doman: ¿En qué consiste?

El Método Doman: un método de estimulación

Estimular no es otra cosa que brindar experiencias que favorezcan el desarrollo. Se suele aplicar a niños ya que son ellos los que están en desarrollo. El crecimiento cerebral tiene su mayor desarrollo entre el nacimiento y los 6 años de edad, con un periodo especialmente sensible de 0 a 3 años.

La estimulación temprana es una forma de comunicarnos con nuestros pequeños que favorece especialmente su desarrollo y crecimiento. Es una herramienta preventiva de problemas futuros tanto motores como académicos y es especialmente recomendable en aquellos casos donde se dan condiciones especiales: bebés prematuros, complicaciones en el parto, bajo peso al nacer, etc.

Hay más…

Los niños con hipertensión primaria presentan mayor riesgo de presentar dificultades del aprendizaje*.

Según un estudio realizado en la Universidad de Medicina de Rochester, New York, los niños diagnosticados de hipertensión primaria son mucho más propensos a presentar dificultades del aprendizaje que niños de la misma edad con tensión normal, al margen de que tengan o no prescrita medicación para un Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Ya se sabía, por anteriores estudios, que los adultos con hipertensión tienden a puntuar más bajo en test neurocognitivos especialmente en las áreas de atención, memoria de trabajo y función ejecutiva.

En el presente estudio participaron 201 niños entre 10 y 18 años a los que se les hizo un seguimiento de 3 años. La mitad de ellos(100) presentaron hipertensión mientras que el resto no fue diagnosticado de hipertensión. Hay más…

Últimos Artículos

Emocio CAMP: campamento urbano para el desarrollo emocional de niños y niñas

Cada semana trabajaremos un tema mediante la imaginación, el juego y la relajación. Aprenderemos a relacionarnos con …

¿Cómo hablar sobre la muerte a los niños?

Gran parte del pensamiento de los niños está plagado de fantasía. Toda esta fantasía no se opone a la razón, pero cuando …

Redimensionar un problema

https://youtu.be/Mhm_570Dftk Cada vez que nos enfrentamos a un problema, una situación conflictiva o algo que nos preocupa …