El Blog de Aitta

Psicología de niños para padres

La magia del deporte en la infancia

Se ha demostrado que los niños practiquen actividades físicas es esencial para su educación, salud y bienestar. Los beneficios de esta práctica resultan evidentes e imprescindibles para un buen desarrollo físico y psicológico del niño. Realizar ejercicio regular siempre se ha relacionado con beneficios psicológicos y adquirir el hábito deportivo desde la infancia es una manera (otra más) de cuidar a nuestros hijos, ayudarlos a crecer felices y sanos y protegerlos de actitudes pasivas o prevenir el consumo de sustancias nocivas.

¿Cuáles son los beneficios del deporte infantil?

Los niños que han adquirido un hábito deportivo gozan de un buen estado de salud general, favoreciendo el funcionamiento de los distintos órganos y sistemas del cuerpo, previniendo consecuentemente enfermedades físicas relacionadas con el sistema inmune y el sobrepeso. Hay más…

Los niños, el juego y la Navidad

¿Es importante que los niños jueguen?

El juego es para los niños una necesidad vital tan imprescindible como el comer o el dormir. Es a través del juego como los niños realmente aprenden y se preparan para la vida adulta. Jugando, los niños pueden satisfacer y desarrollar sus necesidades físicas y su psicomotricidad, pueden expresar y llevar a cabo sus deseos, favorecer su equilibrio emocional, ensayar para la vida adulta, sociabilizarse y crear futuras habilidades. Por ello, nos sería muy difícil imaginar un mundo en el que los niños no jugaran.

¿Qué Juegos fomentan más su desarrollo?

El juego cuanto menos estructurado más va a poder fomentar la expresión del mundo interior y a la creación de la identidad de los niños. Hay más…

Laberinto del alma

Una vez más, citamos a Anna Llenas ya que nos brinda un precioso libro ilustrado. Es un compendio no sólo de emociones sino también de sentimientos, pensamientos y estados internos. Todo se entremezcla en nuestro interior y nos lleva a sentirnos de una determinada manera. La autora página a página describe cómo esos estados internos pueden hacernos sentir por dentro.

Perfecto para trabajar con niños y con adultos, las emociones no tienen edades y en este libro hay para todos los públicos.  Hay más…

La necesidad de ser reconocido como víctima

Parece una tontería sí, pero si nos fijamos bien, cuando un niño se da un golpe lo primero que hace es buscar a un adulto para que se dé cuenta de lo sucedido. Este gesto simple que a veces pasa inadvertido tiene más implicaciones psicológicas de lo que parece.

La primera fase de la curación pasa porque aquellos que cuidamos del menor nos demos cuenta de lo que le ha pasado.

No hay niño que no busque a sus padres o cuidadores principales cuando le sucede algo. Ya sea un golpe pequeño y un gran tortazo. Si se pillan un dedo, si se dan un coscorrón, si se tropiezan con la esquina de la mesa…lo primero que hace un niño es girarse y buscar el reconocimiento en sus cuidadores de qué es lo que le ha sucedido. Hay más…

¿Es natural sentir frustración?

La tolerancia a la frustración es una herramienta básica para cualquier niño de cara a enfrentarse de manera positiva a las distintas situaciones de la vida.

Tanto los niños como los adultos experimentamos frustración cuando no conseguimos lo que ansiamos, cuando las cosas no son como las esperábamos o algún acontecimiento no se desarrolla como teníamos planeado. Es una emoción esperada y necesaria. Una mezcla de tristeza, enfado, duda y ansiedad que embarga y a veces desborda. La tolerancia a la frustración supone también un paso más hacia una actitud vital de afrontamiento positivo de los problemas, lo que significa que se puede aprender y desarrollar.

En los niños, dicho aprendizaje comienza cuando van creciendo y cada vez deben esperar más para satisfacer sus necesidades.

Poco a poco van aprendiendo a soportar el malestar que supone la frustración. Evitar a los niños enfrentarse a dichas situaciones no les favorece, ya que no les ofrece oportunidades de regular las emociones negativas que surgen como consecuencia de la frustración. De hecho, los niños con baja tolerancia suelen ser más impacientes, exigentes, impulsivos y menos flexibles.

Para ayudar a nuestros niños a tolerar la frustración debemos hacernos primero algunas preguntas:

¿Está cansado? ¿Tiene muchas tareas o un horario demasiado lleno?

Hemos de asegurarnos de que el niño descansa bien y durante el día puede recuperarse entre una tarea y otra. Todos nos enfrentamos mejor a las situaciones nuevas o adversas si estamos relajados. Los niños cuando se sienten cansados, encuentran más difíciles las tareas, los aprendizajes y las relaciones. Las técnicas de relajación ayudan a aumentar la tolerancia a la frustración.

Hay más…

Monstruo Rosa

Este libro creado e ilustrado por Olga de Dios es un pequeño compendio de psicología positiva. En él nos relata la historia de un monstruo que, desde el mismo momento en el que nace, se encuentra fuera de lugar. Trata de encajar en un ambiente en el que claramente no es igual a los demás. Un día decide emprender la búsqueda de un nuevo lugar. Recorre diferentes lugares hasta que llega a un sitio donde su apariencia no resulta extraña y ahí decide quedarse ya que es feliz. Todo acompañado de unas preciosas ilustraciones que nos hacen reflexionar sobre el ideal o la belleza.

Es una metáfora de la búsqueda de la felicidad. Hay más…

La memoria corporal

Si nos ponemos a rememorar, todos somos capaces de sacar recuerdos de la infancia. Seríamos capaces de traer a nuestra memoria recuerdos de cuando teníamos 4 ó 5 años o tal vez de cuando éramos algo menores. Pero difícilmente ninguno de nosotros somos capaces de recordar algo sucedido antes de los 2 años (a no ser que se trate de un suceso traumático de algún tipo).

Este fenómeno se debe a varios motivos. Primero, a que los circuitos de la memoria a corto y largo plazo (los almacenes de memoria lingüística) se encuentran ligados al cerebro límbico y al neocórtex. Estas áreas cerebrales no empiezan a estar maduras hasta los dos años. Y segundo, porque hasta el segundo año de vida no hay aún desarrollo del lenguaje y el lenguaje organiza el pensamiento y el recuerdo.

Entonces, ¿no hay memoria previa a los dos años o al lenguaje?

¡Por supuesto! Los niños menores de dos años son capaces de recordar cosas y eso les permite aprender. Hay más…

¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos?

Ante acontecimientos estresantes, como los que, lamentablemente, tenemos cercanos en la memoria (terremotos, actos terroristas, políticas que obligan a muchas familias a dejar sus hogares, etc) todos entendemos la necesidad y urgencia de los Primeros Auxilios pero cada vez más se hace evidente que se precisan también lo que la OMS ha reconocido como Primeros Auxilios Psicológicos (PAS). Hace ya años, en Madrid, sufrimos un suceso traumático. Muchas personas anónimas se acercaron de manera altruista para prestar sus servicios a los afectados.

Esta respuesta admirable y solidaria de la población se convirtió en un antecedente de lo que hoy llamamos Primeros Auxilios Psicológicos.

De la misma manera que nos vemos afectados en situaciones especiales como este tipo de catástrofes, también acontecimientos de la vida cotidiana pueden convertirse en una fuente de estrés sobre todo para los niños y adolescentes. Hay más…

Gemelos, ¿juntos o separados en clase?

Hace unas semanas recibimos una llamada de una periodista donde se nos preguntaba nuestra opinión acerca de la escolarización juntos o por separado de los gemelos y mellizos en educación primaria.

Hasta donde nosotros sabemos, en la comunidad de Madrid se sigue la recomendación desde el propio colegio de escolarizarlos por separado apoyándose en la idea de favorecer, en los niños nacidos de partos múltiples, el desarrollo de una personalidad independiente. Desde AITTA nuestra respuesta es clara: hay que valorar cada caso por separado y deberían ser los padres quienes puedan decidir qué es lo que consideran más apropiado: si escolarizarlos juntos o separados. Nos referimos especialmente al periodo de escolarización de educación infantil y primaria. Hay más…

¿Son los niños manipuladores?

Cuando se tienen hijos o se trabaja con niños, esta frase, de manera afirmativa se escucha con elevada frecuencia. “Este niño es un manipulador“, “es un chantajista“, “sabe perfectamente lo que tiene que hacer para conseguir lo que quiere“. Afortunadamente el ser humano es un organismo lo suficientemente complejo como para conseguir manipular su ambiente. Somos una de las especies más frágil y desprotegida en el momento del nacimiento, así que si no tuviéramos capacidad de manipular nuestro contexto ni lo más mínimo, nos habríamos extinguido hace siglos.

La manipulación es una herramienta (una más) que asegura nuestra supervivencia y, sin embargo, tendemos a verla como algo negativo.

La manipulación se sustenta en la relación vincular que establecemos con las figuras de apego. Dentro de la relación especial que madres o padres e hijos entablan es donde se lleva a cabo esta supuesta manipulación. Al pensar en manipulación a uno le saltan las alarmas de que el niño está tratando de conseguir algo insistiendo “más de lo que debería” o mediante “distorsión” de las circunstancias o necesidades. Paremos ahora a pensar por qué un niño, que en general no debería estar contaminado por deseos innecesarios o caprichos, tiene que hacer uso de la manipulación.

Hay más…

Últimos Artículos

La magia del deporte en la infancia

Se ha demostrado que los niños practiquen actividades físicas es esencial para su educación, salud y bienestar. Los beneficios …

Los niños, el juego y la Navidad

¿Es importante que los niños jueguen? El juego es para los niños una necesidad vital tan imprescindible como el comer …

Laberinto del alma

Una vez más, citamos a Anna Llenas ya que nos brinda un precioso libro ilustrado. Es un compendio no sólo de emociones …